Reforzamiento del vínculo alimentario

Reforzamiento del vínculo alimentario



Por falta de tiempo no he podido postear mucho últimamente, así que vuelvo a la carga para hablar de un tema que hace tiempo que conocí y me ha interesado de sobremanera. Se trata del reforzamiento del vínculo alimentario, una metodología orientada al establecimiento de una correcta relación jerárquica entre nosotros y nuestro perro, y que conocí a través de un interesante artículo de Amalio Lasheras que encontrareis enlazado al final de esta entrada.

Ya comenté anteriormente en La familia de perros y humanos la importancia de establecer una correcta jerarquización entre humanos y perros para evitar conflictos. En este artículo que enlazo se nos presentan dos posibles formas en que nuestro perro nos puede considerar:

  • Como a un miembro de su especie: lo que conlleva que pueda luchar con nosotros por el liderazgo de la manada pudiendo desarrollar un trastorno de agresividad por dominancia.
  • Como a un miembro de otra especie: es decir, nos ve como humanos y no como perros. Esto evita conflictos al no ser agresiva la relación jerárquica entre ambas especies.

Visto así puede parecer obvio que lo mejor es que nuestro perro nos considere como los humanos que somos, pero el caso contrario no es tan raro de encontrar. Personalmente creo que aquellos perros tratados como niños y que hacen lo que se antojan, o los que su amo se mantiene como lider por medio de la agresión física, son firmes candidatos a considerar de su especie a sus amos.

La metodología que se nos propone tiene como objetivo que el perro vea a sus amos como humanos y líderes de la manada, ocupando el puesto de Super-Alfa, una especie de matriarca de la manada que ejerce su liderazgo sin que el animal tenga la necesidad de luchar con él para quitarle el liderazgo. Este es el punto que más me ha gustado del artículo, ya que con este tipo de relación no se asignan roles artificiales ni a perros ni a humanos: cada uno es quien es y cada uno es consciente de quien es el otro.

Para que el perro aprenda a considerar a sus amos como Super-Alfas se debe prolongar el tipo de relación que existía entre el animal y su madre durante la lactancia. En este periodo el cachorro depende y está subordinado a su madre y de forma natural termina con el destete. Con el reforzamiento del vínculo alimentario conseguimos que este periodo no finalice y se extienda durante toda la vida del perro, tomando los amos el papel de la madre.

Para enseñar al perro los amos han de seguir una serie de pautas a la hora de la alimentación para que los vea como los proveedores de la comida con los que no ha de luchar para obtenerla. Esto incluye, entre otras cosas, el que podamos retirársela y volvérsela a dar sin que haya una respuesta agresiva del perro. Ha de comenzarse al mes, cuando el cachorro empieza a tomar alimentos sólidos, y la continuará el dueño cuando el animal entre en su nueva casa.

Recomiendo leer el artículo original donde aparece este método de forma mucho más amplia y detallada, ya que mi intención aquí es simplemente hacer un pequeño resumen. He de decir que antes de conocerlo ya habiamos educado así a nuestros perros y por el momento no ha habido conflictos jerárquicos, aunque no puedan decirme como nos consideran exactamente.

Enlaces recomendados

Reforzamiento del vínculo alimentario

Reforzamiento del vínculo alimentario
Vota esta entrada


¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies