Lenguaje canino: sonidos

Lenguaje canino: sonidos



Anteriormente ya vimos como se comunica nuestro perro utilizando su cola; interpretando su movimiento y posición podemos comprender parte de lo que nos está diciendo nuestro amigo. A esto añadimos ahora los sonidos, y aunque el primero que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de perros es el ladrido, no debemos subestimar los gruñidos, los gemidos, los aullidos e incluso los suspiros. Todos ellos conforman un rico lenguaje que se complementa además con el tono, la frecuencia, la duración y la intensidad.

El tono

Es una característica de ladridos, gruñidos y gemidos que indica lo grave o agudo que es el sonido emitido, clasificándose en roncos, normales o agudos (o bien bajos, medios o altos). El tono es indicativo de la actitud o el estado de ánimo del perro, por norma general los tonos bajos denotan agresividad o dominancia, y los altos dolor o miedo. Podemos complementar esta interpretación atendiendo también a la actividad que está realizando el perro, con lo que de esta forma un tono bajo que denota agresividad si hay un intruso en el territorio, pasa a significar diversión en una situación de juego. Y de igual forma, sonidos de tono alto al final de una pelea que manifiestan dolor, expresarán alegría cuando el perro nos salude.

Frecuencia y duración

La frecuencia indica la cadencia de los ladridos, pudiendo existir entre ellos pausas más o menos largas que pueden ser casi inexistentes cuando se trata de ladridos rápidos que se encadenan cada uno con el siguiente. La duración mide el tiempo de cada ladrido, de forma que se pueden clasificar en breves o secos, prolongados y aullidos. Estos dos factores tomados en conjunto son indicativos del nivel de excitación y alerta del perro cuando sus ladridos son breves y rápidos.

La intensidad

La fuerza con la que emite un sonido el perro es la intensidad, clasificándose en alta, media y baja. Haciendo una analogía con los humanos, un ladrido con baja intensidad equivaldría a una persona hablando en voz baja, y un ladrido con alta intensidad sería similar a una persona hablando en voz alta. Cuando un sonido es de baja intensidad representa amenazas y un posible ataque.

Diccionario de ladridos

El perro se expresa bien utilizando un único ladrido o una secuencia de dos o más, y completan su significado los factores anteriormente expuestos.

  • ¡Hola!: uno o dos ladridos agudos y breves en tono medio, felices y amigables. Es la forma habitual de saludar.
  • ¡Alerta!: ladridos breves, continuos y rápidos en tono medio. Hay algún merodeador en las inmediaciones de su territorio.
  • ¡Jefe, ven a inspeccionar, hay problemas!: ladridos rápidos y con pausas cada 3 o 4. Nuestro perro nos está llamando para que vayamos a analizar una situación de posible peligro.
  • ¡Estoy aburrido, necesito compañía!: 4 o 5 ladridos breves en tono medio e intensidad baja, con pausas de 3 o 4 segundos. Los emite un perro aburrido o que se siente solo y podremos estar escuchándolo bastante rato a no ser que alguien decida hacerle algo de compañía.
  • ¡Quiero eso!: un ladrido agudo, breve e intenso. Nos está pidiendo alguna cosa, como comida, agua o que le abramos una puerta, indicándonoslo con una mirada hacia nosotros y otra hacia el objeto de su interés, moviendo continuamente el rabo. Si ignoramos su petición es posible que la repita una o más veces, colocándose en otra posición delante de nosotros.
  • ¡Me molestas!: un ladrido agudo y breve. Pide que se ponga fin a una situación que le molesta, como puede ser que le tiren de la cola o algun niño insista en montar sobre su lomo.
  • ¡Hay alguien ahí!: ladridos continuos con mucha excitación, breves y rápidos. Ha detectado que hay alguien desconocido detrás de la puerta.
  • ¡Que alegría!: ladrido breve en tono medio. Lo utiliza para mostrar alegría ante una situación.
  • Estoy sorprendido: ladrido breve en tono alto, muy similar al anterior. En este caso responde a una situación que le sorprende.
  • ¡Vamos a jugar!: varios ladridos agudos, breves y de alta intensidad. Ademas el perro lo suele complementar estirando las patas delanteras y levantando su parte trasera, dirigiéndose hacia quien quiere que sea su compañero de juegos.
Lenguaje canino: sonidos
Vota esta entrada


¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies