La jerarquía canina

Algo que está intimamente ligado al comportamiento del perro es la jerarquía, relacionada con muchos aspectos de su conducta y provocando gran parte de los trastornos que le afectan. Comprender como funciona la jerarquía canina nos ayudará a entender mejor a nuestro perro y a prevenir problemas futuros de comportamiento, alguno tan importante como la agresividad por dominancia.

La jerarquía es la base de la estructura social del perro, heredada de sus parientes los lobos. Igual que ellos, los perros viven en grupos sociales llamados jaurías o manadas en los cuales el líder de mayor rango es el denominado perro alfa, que domina a todos los individuos de la manada. A partir de ahí se desarrolla toda la escala jerárquica, en la que cada perro tiene un rango menor que el anterior y domina a los que tiene inmediatamente debajo, sin que pueda haber dos individuos con el mismo rango. Esta jerarquía no es rígida, sinó que los individuos pueden ascender o descender de rango.

Cuanto más alto sea el rango, mayor es la prioridad de ese individuo a la hora de comer, aparearse, elegir el lugar para dormir y cualquier otra actividad. De esta forma cada individuo conoce desde el principio su lugar y derechos en la manada, lo que evita la mayor parte de las peleas, que se pueden producir entre miembros intermedios de la jerarquía pero no entre las escalas inferiores o superiores. Tampoco el líder debe imponerse utilizando la fuerza, sus medios han de ser más psicológicos que físicos; al no importar fuerza y tamaño podría sorprendernos qué tipo de perro puede llegar a ser el alfa. Siempre lo veremos definido como el que controla los recursos, una especie de guía de la manada que cuida de sus intereses alejado de la imagen de dictador que podríamos tener de buenas a primeras.

Los cachorritos como nuevos miembros de la manada no tienen una posición jerárquica, ésta se establece entre las 12 semanas y los 7 meses durante la etapa de jerarquización. Sobre la vida del cachorro en este periodo de su vida me extenderé en un futuro post.

Tras esta breve introducción al funcionamiento de la sociedad canina ya conocemos las relaciones que se establecen entre perros dentro del grupo, pero aunque nos sorprenda la relación de nuestro perro con nosotros los humanos tiene mucho que ver con lo comentado aquí, y en un próximo post hablaré de ello. Mientras tanto os dejo un enlace con información más detallada sobre este interesante tema: El perro como especie social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.