El papel de la raza en el comportamiento del perro

Una raza canina es un grupo de perros que tienen características similares en su comportamiento y aspecto, obtenida tras la cría selectiva durante un largo periodo de tiempo. Con esta selección se buscaba conseguir ejemplares cuyas características fueran de utilidad para el ser humano y una estética atractiva. Existen más de 400 razas reconocidas, las cuales tienen establecido un estándar que define todas las características morfológicas y de comportamiento, y sirve de referencia para evaluar la pureza dentro de la raza de cada individuo.

Que un determinado perro sea de pura raza no garantiza que su comportamiento de adulto sea fiel al estándar, solamente nos da una probabilidad de que así sea, ya que son las experiencias que tenga el perro durante su vida y la educación que reciba las tendrán mayor peso en la caracterización de su comportamiento de adulto. En cuanto a los mestizos, al tratarse de mezclas entre diferentes razas las características de su comportamiento serán una incógnita.

Los principales aspectos en los que la raza influye en el comportamiento del perro incluyen la estabilidad emocional, la relación con los niños y el resto de la familia, la dominancia, la facilidad para adiestrarlo y su necesidad de actividad, entre otros. Cada uno de estos factores está presente en mayor o menor medida en cada raza; por ejemplo un Pastor Inglés es un perro poco activo, mientras que un Braco Alemán es todo lo contrario.

En teoría los individuos pertenecientes a una determinada raza deberían tener todos las mismas características de comportamiento, pero en la práctica hay variaciones. Dentro de una misma camada cada cachorro tendrá alguna característica que lo hará diferente a sus hermanos. Por ejemplo, puede haber uno muy dominante y sin embargo uno de sus hermanos ser muy sumiso. La única forma de estar seguros de la predisposición de cada cachorro es con la ayuda de un experto.

En cuanto al comportamiento, no hay ninguna raza canina que pueda tener predisposición a desarrollar trastornos de conducta ni agresividad ya que son consecuencia de una educación irresponsable.

En resumen, la raza puede considerarse una guía para ayudar a la elección de un cachorro, pero depende de sus dueños el comportamiento que finalmente tenga de adulto.

Un comentario en “El papel de la raza en el comportamiento del perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.