Adiestramiento canino

Para poder hablaros del adiestramiento canino debo primero decir qué es. He leído varias definiciones distintas, no parece que haya un acuerdo común para describir esta disciplina, pero creo que la que mejor se ajusta es la de Rodrigo Trigosso de De Perros, que considera que:

El adiestramiento de perros es el proceso mediante el cual una persona logra que un perro aprenda y adquiera destreza en algo, y mantenga esa destreza.

Teniendo en cuenta esto, temas de los que ya he hablado como la socialización del cachorrito y la familia de perros y humanos tienen un cierto componente de adiestramiento. En la etapa de socialización estamos haciendo que nuestro cachorro adquiera destrezas relacionadas con su comportamiento social, que además lo acompañarán durante toda su vida; de la misma manera que cuando lo educamos para relacionarse correctamente con su familia humana también estamos adiestrándolo en cierta manera. Con estos dos ejemplos podemos ver la importancia de adiestrar a nuestro perro para que esté perfectamente integrado en nuestra sociedad.

Aunque muchas veces he bromeado con que nuestro Wolf educaba a Hess cuando era cachorro, el adiestramiento en sí ha de hacerlo una persona, por mucho que haya cosas que aprenda solo o de otros perros. Este proceso de adiestramiento no consiste sólo en conseguir que el perro aprenda alguna destreza, sinó que debe entrenarse para mantenerla y no olvidar lo aprendido.

Áreas del adiestramiento

Cuando hablamos de adiestrar a nuestro perro siempre nos lo imaginamos corriendo por un circuíto, aprendiendo a localizar drogas o atacando a un ladrón para inmovilizarlo. Nada más lejos de la realidad, probablemente nuestro perro no necesite aprender ninguna de esas habilidades, pero sí otras que también son parte de alguna de las cuatro áreas del adiestramiento canino:

  • Educación canina: se trata del conjunto de conductas que permitirán al perro vivir en nuestra sociedad, enseñándole qué puede hacer y qué no puede hacer. Forman parte de este área la socialización, el educarlo para que haga sus necesidades en lugares permitidos o pasear con correa. Son cosas básicas que se le deberían enseñar a cualquier perro.
  • La obediencia básica: mientras que en el punto anterior lo que se le enseña al perro son conductas, la obediencia consiste en una serie de ejercicios que debe hacer cuando se le pida, tales como sentarse, tumbarse o acudir a nuestra llamada, entre otras. Mejora la comunicación entre dueño y perro y es además un tipo de adiestramiento recomendado para evitar trastornos de jerarquización.
  • Adiestramiento deportivo: está orientado para la participación en deportes caninos como agility o freestyle canino.
  • Perros de trabajo: de las cuatro áreas es quizás la más especializada, comprende el adiestramiento de perros que realizarán funciones con humanos: perros guía para ciegos, perros de rescate, perros de detección de drogas, etc.

Técnicas de adiestramiento

Para terminar esta introducción, vamos a comentar las tres técnicas de adiestramiento que se utilizan en la actualidad. Se trata de métodos para enseñar al perro que se basan en refuerzos de diferentes tipos para conseguir que aprenda diferentes destrezas. Aunque aquí las resumiré aplicadas al perro, la mayoría se pueden utilizar y se utilizan con otra clase de animales.

  • Adiestramiento canino tradicional: se trata del más antiguo de los tres, ya que se basa en las técnicas usadas para adiestrar perros militares en la primera guerra mundial. El medio de enseñanza son los refuerzos negativos y los castigos. Los refuerzos negativos consisten en fortalecer la conducta que se pretende que aprenda el perro provocándole una situación desagradable que éste podrá evitar si ejecuta dicha conducta. Visto de otro modo, se aplica un castigo al perro que le quitamos si hace lo que queremos. Los castigos son una situación desagradable que se le provoca al perro si hace algo que no debe. Además de todo esto, también se utilizan collares de púas, ahogo y de descargas eléctricas.
  • Adiestramiento canino positivo: de desarrollo posterior al tradicional, comercialmente se comenzó a explotar en 1942, pero no empezó a tener una cierta difusión hasta los 90. Se basa en los refuerzos positivos, que consisten en premiar las conductas deseadas para aumentar el interés del perro en dichas conductas que queremos que aprenda. Si en cambio el perro ha hecho algo mal, no se aplica castigo, sinó que se le hace notar con alguna señal.
  • Adiestramiento con clicker: es un método desarrollado en los 60 y poco difundido aún para el adiestramiento de perros, aunque quizás es el que mejores resultados puede darnos. Se basa en un “clicker”, que no es más que una cajita que hace “click”. En una primera fase ha de hacerse que el perro asocie el sonido del clicker a algo agradable, como puede ser comida. Después cada vez que el perro realiza la conducta que le queremos enseñar, hacemos click y lo premiamos, de forma que la aprenda y la realice con frecuencia. Es entonces cuando antes de que realice dicha conducta, le damos la orden y realizamos el resto de la secuencia.

¿Cual elegir?. Excepto el adiestramiento tradicional, que deberíamos descartar inmediatamente, cualquiera de los otros dos da buenos resultados, aunque he visto recomendado en muchos lugares el adiestramiento con clicker.

Enlaces recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.